martes, 26 de agosto de 2008

Tragedias de sobremesa

Al hilo del terrible accidente de Barajas, me queda un regusto todavía más amargo tras ver el tratamiento informativo dado por algunos medios al siniestro. Y es que cuando los acontecimientos ocurren en la franja televisiva de tarde, sólo podemos esperar lo peor.

Esos programas que mezclan corazón/seudoreporterismo/fiestaspopulares tratan con la misma falta de respeto a Paquirrín, la duquesa de Alba o a 154 fallecidos. Igualitarismo de carroñeros que ya ha sido denunciado en repetidas ocasiones por asociaciones de prensa. Es penoso ver como esos supuestos profesionales son capaces de comentar cualquier tema no sólo sin el menor conocimiento sino ofreciendo siempre el mismo registro, sin despeinarse ni cambiar el tono.

Me tembló la mano en el mando a distancia cuando escuché a la colaboradora mofletuda de Está pasando (me niego a recordar ni su nombre) hablar de cadáveres calcinados sin despeinarse. No sé si la audiencia pide eso, pero si es así, que mal vamos, por Dios!