viernes, 16 de enero de 2009

Tiembla, Ana Rosa: Pedro J está desatado


Seré breve. Lo de poner a una persona pública con un traje mono en portada lo inventó Hola. Si el individuo de los tirantes considera que para vender más periódicos el suyo ha de seguir esa estela, allá él, pobrecito mío. Julián Muñoz logró la judicialización de la prensa rosa, así que don Pedro tiene derecho a liderar la rosificación de la amarilla. "Cá uno es cá uno", que decía un sabio vendedor de chucherías cuyo retiro financió mi paga semanal durante 10 años.


Entiendo que a partir de ahora, podré leer El Mundo en la peluquería. Ya saben: ese tipo de prensa nunca la compras pero la devoras mientras te hacen las raíces.


Huyo despavorida del debate sobre si una política debe o no ofrecer una imagen alejada del escaño o el Photocall de la gaviota (ni es la primera ni será la última). A mi modesto entender, la cuestión es que la prensa "seria" dedique un millón de columnas en su portada a dicho "evento".


¿Y por qué no? para analizar y explicar lo que está cayendo (las bombas en Gaza y la economía en Baza) ya están El País, Público, La Vanguardia o ABC. El Mundo, amigas, es otra cosa. Mariposa.



PD: Para una lectura inteligente del asunto, recomiendo Soitu y Varela.

2 comentarios:

perogrulla dijo...

¿Pedro J. de la prensa amarilla? No me puedo imaginar cómo calificarás a El Pravda ¿prensa con ictericia?

Sólo te leo un párrafo y te detectas como progre, es fantástico. Sólo un progre puede calificar de amarillista a un diario progre porque hay otro diario más progre que el suyo. Y es así, en las entradas no te dejas ni una de las consignas que zapaputo os pasa a la tropa. Cursis y con mala fe.

Mariquilla Sinembargo dijo...

Vaya. Nadie me había llamado nunca "progre", ni cursi de mala fe. Me lo apunto. Y gracias por visitar este humilde blog.

Saludos, perogrulla.