lunes, 12 de octubre de 2009

"¡Que compartan otros!"


Uno no elige enamorarse de la Ciencia, pero hay que echarle un extra de estilo, corazón y huevos para convertirla en una pasión compartida.

Los hay que se limitan a vivir con Jet-Set de laboratorio y Vips de Congreso, e instalarse en guettos intelectuales retroalimentados al margen del vulgo ("¡Que compartan otros!") .

Algunos (menos mal) se suben a su Calypso , Atalaya o Microsiervos , y con una personalísima e inteligente mezcla de generosidad, paciencia, empatía y sentido del humor logran que gente como servidora, (reacia a poner números incluso a los nombres de los reyes en Historia y de natural concreto y terrestre, poco amiga de lo marino y rendida fóbica de lo aéreo) accedan e incluso disfruten de ese conocimiento.

Hablo de los señor@s que se remangan la bata para poner ladrillos y levantar la (cacareada por muchos y construida por bastantes menos) Sociedad del Conocimiento. Es de agradecer y reconocer.

Si la Universidad es un lugar donde se genera saber, habrá que compartirlo con el mundo a fin de mejorarlo siquiera una mijita.

Así que, enterada de esto, me sumo a #drwicho. Me parece a mi que tiene lo que hay que tener para ser nombrado Doctor Honoris Causa de la Universidade da Coruña.

Con permiso de Obama, claro.


PD: Hablando de Obama: de obligatoria lectura la reflexión de Meneses tras la concesión del Nobel, esté un@ o no deacuerdo con la decisión de la Academia sueca .

1 comentario:

JJ dijo...

Tiene demasiado pelo todavía, me parece...