lunes, 11 de febrero de 2008

Bye, bye love...

...Bye, bye, happiness.

Es lo primero que se me vino a la mente cuando he escuchado la noticia de la muerte de Roy Scheider. Todo el mundo lo ha recordado en Tiburón, esa película que ha dejado sin bañarse en la playa a varias generaciones. Y es verdad que su policía de Amity, dudando y sufriendo hasta el final, era modélico, pero yo me quedo con su Joe Gideon en "All That Jazz", ese musical donde el mago Bob Fosse rindió cuentas con su vida y de paso dejó unas magníficas canciones.

Si hay alguien que no se haya identificado alguna vez con esas duchas matutinas llenas de estrés y pastillas que dé un paso al frente...

2 comentarios:

osrever dijo...

Y al final de la peli salía el Gallo George... Ya lo sé qué viejo soy!

osrever dijo...

Por si no lo encontráis por su nombre en la versión española, el nombre original fue Chicken George. :-)