domingo, 30 de diciembre de 2007

Enemigas íntimas. Amigas irreconciliables.


La Otra y servidora no logramos consenso respecto al Brunigate. Mientras a mi me epata el "afaire" entre Sarko y la ex-top-model-ahora-cantante, ella tuerce el gesto y mira para otro lado. Somos diferentes. Pero reconciliables. No como otras.

La Davis y la Crawford, por ejemplo. Monstruas ambas. Las dos inmortales. Esencia del mejor Hollywood. Mujeronas de belleza fuera de todo canon y poderío irrepetible. Enemigas íntimas. Amigas irreconciliables.

Dos planetas chocando sin parar haciendo con ello las delicias del resto gris del universo (osea: nosotros).

Bette dijo de Joan que "No la mearía aunque estuviese ardiendo en llamas", aseguró que la Crawford había dormido "con todas las estrellas masculinas de la MGM, menos con Lassie" (lo que no tengo claro es si lo decía con desprecio o admiración).

Joan por su parte comentaba en una entrevista: "Las dos tenemos metodos de interpretacion muy diferentes. Bette grita, y yo hago calceta. Cuando ella ha terminado de gritar, yo tengo hecha una bufanda."

La Davis fue nominada al oscar por ¿Qué fue de Bay Jane? (film único que coprotagonizaron ambas). La Crawford no. Cuando se abrió el sobre y "and the winner is Anne Bancroff" resonó en el auditorio ... "Dicen que la cara de Joan Crawford exultaba regocijo, se levantó como una posesa y dirigiendo su mirada a donde estaba sentada Bette Davis grito un estruendoso “AJAAA!”. Bette huyó encolerizada a promocionar la peli a Europa".


IMPRESCINDIBLES.

Hoy leo en www.elpais.com que a Mrs Davis le han dedicado un sello conmemorativo. Me encantaría ver la cara de Joan...










Qué grandes¡

1 comentario:

Javier F. Barrera dijo...

No tenìa ni idea. Una gran historia. http://meneame.net/story/el-asesinato-de-la-hipocresia