miércoles, 19 de diciembre de 2007

María La Coneja o el arte de dejar a Gadafi "como atónito". ¡Qué grande!

María La Coneja es de lo más grande que ha parido la tierra últimamente. El lunes dejó a Gadafi "como atónito", según sus propias palabras (pero propias propias). La cantaora de Graná acompañó a Rafael Amargo en el pase privado que la compañía del bailaor le hizo al Libio.

Él llamó como quien avisa al telepizza y pidió desde el Pardo un espectáculo flamenco "tó pa mi" del señor Amargo (a la sazón en Barcelona en ese entonces. Cuatro horitas de nada después ya estaba el caballero viendo "sólo, solitario" el espectáculo según nos dice La Coneja en una impagable entrevista que esta misma mañana le ha hecho Canal Sur Radio y que sólo el buen hacer de mi querida La Otra ha permitido que comparta con ustedes.

María, con el 100% de aceptación personal propio de las hembras de su casta, y más arte que la madre que la parió- , asegura que este hombre "al verme a mi ya se quedó como atónito". Poco antes, Amargo ya le había dejado "alusinao, porque Rafa es mucho Rafa"

La artistaza trató de sacar a bailar al señor dirigente (prueba no superada) a quien espetó "Es que tienes una cara mu gitana. Eres un patriarca gitano". Lo dejó tan "pa llá" que no le extranaría que tratase de llevársela para Libia "aunque tiene que tené por lo menos 10 mositas ya pa su colección de él".


No se la pierdan. Yo acabo de descubrir (me da un paralís de pensarlo) que tengo algo en común con Gadafi: También me he quedado como atónita.

Ahí va

1 comentario:

Rafa dijo...

Grande La Coneja y grande este blog. ¡Olé la Gracia!